Este contenido será modificado temporalmente en atención a las disposiciones legales y normativas en materia electoral, con motivo del periodo de campaña del 30 de marzo al 5 de julio del presente año.
Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Finaliza demolición de edificio en Puebla 277; disminuye Sobse riesgo en inmuebles con daño estructural

Publicado el 25 Febrero 2018
Edificio afectado (antes).jpg
Demolición con maquinaria.JPG
Trabajos manuales.JPG
Vista aérea .jpg

· Los trabajos tuvieron una duración de 50 días; se usó un método mixto que incluyó trabajos manuales y con maquinaria

Este fin de semana la Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad de México (Sobse) concluyó la demolición del inmueble ubicado en Puebla 277, en la colonia Roma Norte de la Delegación Cuauhtémoc. Este edificio resultó con afectaciones estructurales durante el movimiento telúrico del pasado 19 de septiembre.

La edificación contaba con cuatro niveles y cuartos de azotea, y era utilizada como call center de una empresa de telefonía. Tras el sismo se presentaron daños mayores en elementos estructurales como columnas, las cuales dan soporte a trabes y losas de concreto reforzado.

Ante dicha situación, el Comité de Emergencias de la CDMX dictaminó la demolición del inmueble por representar un riesgo para la población.

Con un método mixto que incluyó trabajos manuales y con maquinaria, la Sobse demolió en 50 días la edificación que contaba con un área de 3 mil 960 metros cuadrados.

El Secretario de Obras y Servicios, Edgar Tungüí Rodríguez, destacó la importancia de disminuir los riesgos en inmuebles con daño estructural, como parte de la Reconstrucción de la CDMX.

“La calle de Puebla fue de las más afectadas durante el movimiento telúrico del 19 de septiembre, ya que tres edificaciones presentaron daño estructural o colapsos parciales. Los inmuebles ya fueron demolidos en su totalidad, es por ello que en próximos días la calles de Puebla y Ocotlán serán reabiertas a la circulación para que el entorno regrese a la normalidad”, indicó Tungüí Rodríguez.

Luego de que fueran retirados equipos de cómputo, instalaciones y pertenencias, fue colocado un tapial de madera para delimitar la zona de trabajos y se apuntalaron los cuatro niveles, como parte de las medidas de seguridad para dar comienzo con la demolición.

Los cuartos de azotea se retiraron de forma manual, con el uso de picos, mazos y palas; y también se utilizó herramienta como martillos demoledores de concreto. En el área de azotea se retiró una antena de telecomunicaciones. Para estas actividades se requirieron alrededor de 15 trabajadores.

Por otra parte, los trabajos con maquinaria se realizaron con una retroexcavadora con cizalla que permitió el retiro de elementos mayores como losas, trabes y muros de los cuatro niveles del inmueble. Cabe señalar que para estas actividades se empacó el sótano con escombros para dar soporte a la máquina y así avanzar con mayor estabilidad en la demolición al interior del predio.

Durante la demolición se realizaron riegos constantes en la estructura con la finalidad de evitar el esparcimiento de polvo en la zona que pudiese afectar a vecinos o comercios cercanos.

Las siguientes actividades consisten en la limpieza del terreno y traslado de escombro al tiro autorizado por la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema), y la posterior colocación del tapial de madera para resguardar el predio.

En compromiso con la Reconstrucción de la Ciudad de México, la Sobse continuará con los trabajos de demolición de edificaciones que representen riesgo. Al momento se ha concluido el retiro de 20 inmuebles y 18 se encuentran en proceso de demolición.